Conciencia cauterizada ¿qué es?

En 1 Timoteo 4:2 se habla de la conciencia cauterizada, pero, ¿qué significa tener una conciencia cauterizada?.

La conciencia es el conocimiento moral que Dios da a cada persona, una voz que nos indica que estamos obrando mal.



Cuando una persona tiene cauterizada la conciencia, posee una mente reprobada, y a la vez, es incapaz de sentir vergüenza de nada.

Igualmente, la persona pierde sensibilidad, su conciencia está muerta, y en tal condición, no siente remordimiento por lo malo que hace.

Así mismo, ya no discierne entre el bien y el mal, entonces, su conciencia está cauterizada.

Su determinada insistencia en hacer lo malo, cauteriza su conciencia hasta el punto que no siente dolor por su pecado.

Cómo se comporta alguien que tenga cauterizada la conciencia

Este tipo de personas, con conciencia cauterizada, engañan con mentiras y promueven falsedades como si fuesen verdad. Además, prohíben el matrimonio y el participar de alimentos que Dios creó (1 Timoteo 4:2).



Dios en su infinita misericordia intenta que el hombre entienda su vida de pecado y proceda al arrepentimiento, sin embargo, el pecador ignora la voz de Dios y enciende su mal camino hasta cometer hechos vergonzosos.

«Por esto Dios los entregó a pasiones vergonzosas; pues aun sus mujeres cambiaron el uso natural por el que es contra naturaleza,

y de igual modo también los hombres, dejando el uso natural de la mujer, se encendieron en su lascivia unos con otros, cometiendo hechos vergonzosos hombres con hombres, y recibiendo en sí mismos la retribución debida a su extravío.

Y como ellos no aprobaron tener en cuenta a Dios, Dios los entregó a una mente reprobada, para hacer cosas que no convienen;» (Romanos 1:26.28).

Una persona con conciencia cauterizada puede atentar contra la vida de otros y creer que hace bien. Este tipo de violencia se ha registrado en la actualidad en algunos países.

De manera similar, Jesús advirtió algo: «..y aun viene la hora cuando cualquiera que os mate, pensará que rinde servicio a Dios.» (Juan 16:2 RVR60).

Igualmente, recordemos cómo Nabucodonosor se llenó de soberbia y no quiso reconocer a Dios (Dn 4:30). Por ese motivo, perdió la razón y lo vemos comiendo hierba del campo como un animal y con uñas como las de las aves (Dn 4:33).

Finalmente, y después de siete años, su razón le fue devuelta y reconoció que el «..Altísimo tiene dominio en el reino de los hombres, y que lo da a quien él quiere» (Dn 4:25).

El antídoto  





Pablo le habla a Timoteo acerca de tener una buena conciencia (1 Tim 1:5) y le aconseja mantenerla, ya que algunos, por rechazarla, naufragaron en cuanto a la fe (1 Tim 1:19).

Claramente, Dios no quiere que nadie se pierda sino que todos lleguen al arrepentimiento ( 2 Pedro 3:9).

El arrepentimiento es una manera, efectivamente, de evitar el peligro de una conciencia cauterizada, el Señor dice:

«Venid luego, dice Jehová, y estemos a cuenta: si vuestros pecados fueren como la grana, como la nieve serán emblanquecidos; si fueren rojos como el carmesí, vendrán a ser como blanca lana.» (Isaías 1:18 RVR60)

De igual modo, «Por tanto, para que sean borrados sus pecados, arrepiéntanse y vuélvanse a Dios, a fin de que vengan tiempos de descanso de parte del Señor,» (Hechos 3:19).

¡El Señor les bendiga siempre!  y no olviden compartir. ¡Ah!, sígueme en Facebook.


Te puede interesar:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Autorizo que mis datos personales sean utilizados para los fines estipulados dentro de la política de privacidad