La Biblia Inspirada ¡Debes CONOCERLA!

Hoy hablaremos de un tema importante, la Biblia inspirada por Dios, el libro más conocido, vendido y leído de la historia.

Muchos no tenemos problemas para creer en ella como la palabra infalible de Dios, sin embargo, existen personas que expresan sus dudas y no entienden cómo es eso de que la Biblia es inspirada por Dios.

A cualquier persona le gustaría encontrar un tesoro, la Biblia inspirada es el más grande tesoro para ti de parte de Dios.

La base bíblica para nuestro tema de hoy la leemos en 2 Timoteo 3:16-17 (RVR1960):

Toda la Escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instruir en justicia, a fin de que el hombre de Dios sea perfecto, enteramente preparado para toda buena obra.

La expresión «inspirada» quiere decir que la Biblia vino de Dios, son las palabras mismas de su boca.

La Biblia es la verdad pura de Dios expresada a través de sus santos, influenciados divinamente por el Espíritu Santo. 2 Pedro 1:20-21 (NVI) nos dice algo extraordinario:

 Ante todo, tengan muy presente que ninguna profecía de la Escritura surge de la interpretación particular de nadie.  Porque la profecía no ha tenido su origen en la voluntad humana, sino que los profetas hablaron de parte de Dios, impulsados por el Espíritu Santo.

La biblia proviene de Dios, lo cual significa que Dios mismo es el autor y la reveló a través de hombres santos guiados por el Espíritu Santo.

Siendo la Biblia inspirada, es garantía absoluta de que todas sus palabras contienen el pensamiento de Dios, su voluntad y propósito.

La Biblia es única frente a los demás libros, es verdad y vida para el hombre.

Profecías de Isaías y Miqueas

Profecía de Isaías

La Biblia misma nos muestra que es la palabra inspirada por Dios, 700 años antes que ocurriera, Isaías profetizó el nacimiento de Jesús. Isaías 7:14 (RVR1960):

Por tanto, el Señor mismo os dará señal: He aquí que la virgen concebirá, y dará a luz un hijo, y llamará su nombre Emanuel.

Mirando en el Evangelio de Lucas 1:31, tenemos las palabras que el ángel Gabriel, enviado por Dios, le dice a María:

Y ahora, concebirás en tu vientre, y darás a luz un hijo, y llamarás su nombre JESÚS.

Ahora, vamos más adelante en el mismo libro de Lucas 2:7, allí nos menciona el nacimiento de Jesús, dando así cumplimiento a lo dicho por el profeta Isaías.

Y dio a luz a su hijo primogénito, y lo envolvió en pañales, y lo acostó en un pesebre, porque no había lugar para ellos en el mesón.

Para que tengamos un panorama más claro del asunto, me gustaría añadir Mateo 1:21-25:

Y dará a luz un hijo, y llamarás su nombre JESÚS, porque él salvará a su pueblo de sus pecados. Todo esto aconteció para que se cumpliese lo dicho por el Señor por medio del profeta, cuando dijo: He aquí, una virgen concebirá y dará a luz un hijo, Y llamarás su nombre Emanuel, que traducido es: Dios con nosotros.Y despertando José del sueño, hizo como el ángel del Señor le había mandado, y recibió a su mujer. Pero no la conoció hasta que dio a luz a su hijo primogénito; y le puso por nombre JESÚS.

Había sido necesaria la intervención de un ángel para que José tuviera claridad sobre el embarazo de María.

Lo importante es destacar que el ángel hace referencia a Isaías 7:14, además, el nombre que debían poner al niño, Jesús.

Profecía de Miqueas

Otro detalle importante, el profeta Miqueas habló sobre el lugar dónde nacería Jesús, lo leemos en Miqueas 5:2 (RVR1960):

Pero tú, Belén Efrata, pequeña para estar entre las familias de Judá, de ti me saldrá el que será Señor en Israel; y sus salidas son desde el principio, desde los días de la eternidad.

Comparando la cita anterior con Mateo 2:4-6, los sacerdotes y escribas sabían su lugar de nacimiento por la profecía de Miqueas:

Y convocados todos los principales sacerdotes, y los escribas del pueblo, les preguntó dónde había de nacer el Cristo. Ellos le dijeron: En Belén de Judea; porque así está escrito por el profeta: Y tú, Belén, de la tierra de Judá, No eres la más pequeña entre los príncipes de Judá; Porque de ti saldrá un guiador,Que apacentará a mi pueblo Israel.

finalmente Mateo 2:1 nos dice dónde nació Jesús:

Cuando Jesús nació en Belén de Judea en días del rey Herodes, vinieron del oriente a Jerusalén unos magos,

¿Cómo era posible que algo que se anunció siglos antes, se cumpliera de manera tan precisa? ¡Es la palabra, la Biblia inspirada por Dios!

El apóstol Pablo reconoció que sus escritos eran palabra de Dios, en 1 Corintios 14:37 (RVR1960):

Si alguno se cree profeta, o espiritual, reconozca que lo que os escribo son mandamientos del Señor.

Efesios 6:17 Y tomad el yelmo de la salvación, y la espada del Espíritu, que es la palabra de Dios;

Colosenses 1:25 de la cual fui hecho ministro, según la administración de Dios que me fue dada para con vosotros, para que anuncie cumplidamente la palabra de Dios, 

También Pedro habló de ella como palabra del Señor, 1 Pedro 1:25 Mas la palabra del Señor permanece para siempre.  Y esta es la palabra que por el evangelio os ha sido anunciada.

Inspirada por el Espíritu Santo, 2 Pedro 1:21 porque nunca la profecía fue traída por voluntad humana, sino que los santos hombres de Dios hablaron siendo inspirados por el Espíritu Santo.

Jesús dijo que su palabra es verdad Santifícalos en tu verdad; tu palabra es verdad. Juan 17:17 (RVR1960)

Vale la pena tener en cuenta siempre que la Biblia inspirada es viva y eficaz (Hebreos 4:12).

Hace bienaventurados a los que la oyen y la guardan (Lucas 11:28), ilumina nuestro camino (Salmos 119:105).

Millones de personas han transformado sus vidas a través de la palabra de Dios.

Vemos matrimonios restaurados, drogadictos rescatados, personas que encuentra en Dios y su palabra un cambio absoluto.

Sin importar el camino que estén atravesando, la Biblia inspirada por Dios, llega al corazón del hombre.

¡Dios te bendiga!

Te puede interesar:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Autorizo que mis datos personales sean utilizados para los fines estipulados dentro de la política de privacidad